martes, 9 de diciembre de 2014

NO CREO QUE SE ATREVAN…


La muerte del aficionado radical del Deportivo de la Coruña a manos de otros aficionados radicales del Atlético de Madrid no ha sorprendido a muchos, pues desgraciadamente es algo que, cada cierto tiempo, ocurre en el mundo del fútbol. 

Y precisamente por eso, porque no ha sido una sorpresa, es por lo que los clubes de fútbol, la Liga, la Federación y las administraciones públicas han de poner mucho de su parte para que estos hechos no vuelvan a repetirse. Es verdad que evitar que un grupo de macarras queden vía Whatsapp para pegarse es muy complicado, pero evitar que estos grupos extremistas campen a sus anchas por los campos de fútbol de nuestro País si debería resultar más fácil.

Y tras la muerte del miembro de los ‘Riazor Blues’ parece que se han puesto en práctica una serie de medidas para evitar la violencia en el deporte rey. La mayoría las considero correctas y adecuadas, pero hay una que, en especial, me ha llamado la atención, es la relativa a los insultos de los espectadores; resulta que el Consejo Superior de Deportes y la Real Federación Española de Fútbol quieren que los clubes faciliten los nombres y apellidos de los espectadores que insulten durante la celebración de un partido. De hecho el Real Madrid ha sido el primero, que yo sepa, en aplicar esta norma y ha informado a la Liga de Fútbol Profesional de 17 aficionados que insultaron durante el último partido de liga diciendo “Messi subnormal” y “puta Cataluña”.

Esta medida me parece excesiva y además considero que es muy fácil que se produzcan diferencias de trato, pues puede haber clubes más exigentes y severos que otros a la hora de perseguir estos hechos, puesto que nos encontramos en el ámbito de la subjetividad a la hora de entender qué se considera insulto. Por ejemplo, pitar a un político que se encuentre en el palco, a otros aficionados o a jugadores, ¿sería considerado menosprecio? Y voy más allá, si en un partido al que asita el Rey se le insulta o se silba al himno de España, ¿se perseguirían estas actitudes?, porque ejemplos de estos tenemos muchos, desgraciadamente. Y muchos de estos ya en sí mismos están tipificados como delito o falta por nuestro Código penal, algo que comentamos en el post titulado “El ultraje a los símbolos nacionales”.

Y es que no me creo que el Fútbol Club Barcelona, por ejemplo, vaya a perseguir y sancionar insultos dirigidos a España, algo muy habitual en su estadio. Y si esto ocurre de manera permanente sin que el club de turno haga nada, ¿sancionarán ese club y lo inhabilitarán? No creo que se atrevan…

16 comentarios :

  1. Javier Tebas (Presidente de la Liga de Fútbol Profesional):

    "Puta España es un grito intolerante. Subnormal es un insulto y está ya tipificado como una falta de injurias. Hijo de puta es un insulto. Periquitos bastardos pues podría ser un grito intolerante".
    Según este individuo insultar a un jugador como Messi merece un castigo, pero insultar a todos los ciudadanos de una Nación es intolerancia.
    Definitivamente Javier Tebas ha perdido los papeles por su afán de protagonismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vergüenza mi querido Carlos. Menuda deriva la de este País.

      Eliminar
  2. Aun político no se le debe de insultar, pero es que algunos se lo merecen. No llamarle cabrón, ni nada de eso, pero llamar ladrón a que lo es no esta mal. Si la justicia actúa contra ese ciudadano y no contra el ladrón, esto no es democracia. Pues lo mismo con el rey.
    El respeto que los catalanes pueden sentir hacia la bandera de España puede ser el mismo que los españoles puedan sentir hacia Cataluña. El que no encuentre o no vea la explicación que se de una vuelta por Libertad Digital. Así con todos los nacionalismos.
    Ángel debes de preguntarte si en el campo del Atlético de Madrid se producen insultos.
    Ya lo he contado en alguna ocasión. Cuando nuestro equipo local Córdoba C.F. le toco jugar con el Gimnàstic de Tarragona. No hubo ningún problema se sacaron los colores de la tierra en su tierra y nada de nada. Pero cuando vino a jugar a nuestra capital no fue lo mismo, por poco no linchan a un chaval por el tema de las banderas.
    A ver si aprendemos, no podemos pedir que ningún nacionalismo respete a otro si no damos lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tontos hay en todos los sitios. Pero en algunos más que otros...

      Eliminar
    2. ¿Me estas diciendo que en Córdoba hay mas tontos?

      Eliminar
    3. Leyendo los comentarios de alguno... No sé, no soy antropólogo ni experto en estadística.

      Eliminar
    4. Ángel no hagas ironía barata. Ese es el ultimo recurso del que se queda sin argumentos.

      Eliminar
    5. El que ha hecho una pregunta tonta has sido tú.

      Eliminar
    6. El que ha mencionado a los tontos has sido tu. Creo que te has referido a Cordoba, no he sido yo. Aunque no es cuestión de tontos es cuestión de nacionalismo en este caso español y de maldad junto con ignorancia.

      Eliminar
  3. Buenas, buen artículo, la medida me parece adecuada y estamos en un punto momento histórico de erradicar la violencia del fútbol y se debería aplicar la normas en todos los campos de España, si no lo hacemos todos seremos culpables de las agresiones en el deporte ya no valdrán la excusa fácil del ultra.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Lo tuyo con Catalunya es de traca Ángel. Coges un tema y le vas dando la vuelta hasta que llegas a lo que realmente te interesa, azotar a Catalunya... ¿Que te habrán hecho los catalanes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo. ¿Los catalanes?, ¿todos? Para empezar nada, porque yo mismo soy catalán, y ejerzo de ello. ¿En qué parte del post hablo de Cataluña? Un saludo.

      Eliminar
  5. Vamos a ver Angel, empiezas la noticia con una foto del camp nou y en el último párrafo diría que haces mención a Catalunya, diría eh... Lo dicho, tu catalonofobia es de "traca i mocador"... Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver Anónimo. ¿El Barça es Cataluña? Esa es la gran confusión que tenéis algunos. Cataluña es más que eso, gracias a Dios. Te recuerdo que hay más aficionados al Barça fuera que dentro de Cataluña. Un saludo.

      Eliminar
  6. Angel, lo acabo de pillar eres merengue....=)=)

    Lo cierto es que el Nou Camp es bastante más moderado desde hace mucho que el Bernabeu, siendo ambos estadios en los que se escuchan canticos ofensivos. No obstante no voy a entrar en un debate forofil Madrid/Barsa, ese no es el punto.

    Yo comparto lo que opina LE, estoy en contra de la violencia en cualquiera de sus formas. Por más que reconozca que se me calienta la boca con facilidad cuando tropiezo con ciertos elementos.

    Lo que sucede es que, como dice LE, si empezamos así nos quedamos solos en el estadio. Cualquiera que haya ido a un estadio puede ver la cantidad de insultos que hay ¿como controlas eso? ¿como vas expulsando gente? ¿quien lo mide?

    Al final no es un problema del fútbol como tal, es de educación y de cultura. Los ultras no son violentos por el futbol, lo son por descerebrados, pero se refugian en el deporte como vehiculo para darle salida a su violencia y como excusa para liarla.

    Por otro lado, y aquí entro ya en terreno más resbaladizo, esta el asunto de las libertades civiles. La solucion no es prohibir y sancionar lo es educar.

    Por ejemplo, a mi la quema de banderas (españolas o catalanas da igual) me parece una falta de respeto y una bobada, perooooo, si asumimos que existe una libertad de expresión y todo eso, también deberíamos asumir que alguien la exprese sea cual sea, mientras no incite a la violencia o al crimen. Esa es la base de la lbertad, que alguien exprese lo que piensa y que pueda hacerlo aunque ofenda las opiniones de otros.

    Porque si empezamos a prohibir estas terminaremos prohibiendo otras y al final la cosa terminara como el rosario de la aurora, de manera tal que la lista de lo prohibido será más larga que la de lo permitido.

    Y lo anterior es así debido que a que fijar los limites de lo correcto y lo incorrecto puede ser muy subjetivo, y eso lo sabemos los dos. Más aún en España un país tan aficionado a los extremos.

    saludos

    ResponderEliminar