sábado, 6 de diciembre de 2014

RECORDANDO EN DECDLT… LAS LISTAS ABIERTAS SÍ ES AVANZAR EN LA DEMOCRACIA

El Parlamento de Andalucía ha cambiado el Reglamento de la Cámara para aprobar el llamado “escaño número 110”, con el objetivo de dar la posibilidad de que los ciudadanos puedan participar en el pleno y/o comisiones del Parlamento a fin de defender sus iniciativas legislativas populares. Leído así parece fantástico.


Y más fantástico parece cuando lees las declaraciones del Presidente de la Junta. Dice el Sr. Griñán que <<con la puesta en marcha del conocido como escaño 110, Andalucía se convierte en "pionera y referente en transparencia y calidad democrática">>.

¿Pero qué es eso del escaño 110? Resulta que el artículo 111 del Estatuto de Autonomía de Andalucía permite que tanto los ciudadanos como los Ayuntamientos de la Comunidad Autónoma puedan iniciar el procedimiento legislativo presentando proposiciones de ley ante el Parlamento para que éste, si lo considera conveniente, las debata y apruebe pasando así a formar parte de nuestro ordenamiento jurídico. Cuando esta iniciativa la ejercen los ciudadanos son necesarias las firmas de al menos 75.000 ciudadanos, que gozando de la condición política de andaluces, conforme a lo dispuesto en el Estatuto de Autonomía, sean mayores de edad y se encuentren inscritos en el Censo Electoral vigente el día de presentación de la iniciativa ante la Mesa del Parlamento.

O sea Señor Griñán, que esto tiene truco, que lo único que se ha hecho es permitir que un representante de los firmantes de la iniciativa popular pueda participar en los debates del Parlamento, para defender la propuesta.

Bueno, esto puede considerarse un avance democrático, pero ¿qué ventajas conllevará? ¿será realmente útil?

Mire usted Señor Griñán, si queremos transparencia y calidad democrática hagamos una cosa, reformemos la ley, apostemos por las listas abiertas y circunscripciones más pequeñas, así sí se avanza en la democracia, así los ciudadanos conocerán a sus representantes y los representantes a los ciudadanos, porque no los conocen. Y me permito el atrevimiento de lanzarle una apuesta, seguro que no se sabe el nombre y apellidos de los 47 diputados que conforman el Grupo Socialista, porque ni usted conoce a sus representantes.

Con listas abiertas, con circunscripciones más pequeñas, sí se avanzaría en la democracia, porque los políticos se preocuparían por sus electores y no tanto por los jefes del partido. Los políticos darían la cara ante los ciudadanos para ser reelegidos.

Si queremos avanzar en la democracia, si queremos más transparencia, eliminen también la disciplina de partido (la disciplina de voto), que los políticos respondan ante los ciudadanos, no ante su partido.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada