jueves, 16 de abril de 2015

JUVENTUD, DIVINO TESORO, por @AntoniodlTL

Hoy contamos con una nueva colaboración de Antonio de la Torre, amigo de Desde el Caballo de las Tendillas, que nos habla de la juventud. Bonito tema. Como siempre aprovechamos para deciros que este Blog está abierto a la colaboración de sus lectores. ¡Feliz jueves!



Hay que ver el revuelo que ha organizado en algunos medios la frase que dijo ayer la Secretaria General del Partido Popular y Presidenta de la Comunidad de Castilla La Mancha.

No sé de dónde sacó la Sra. de Cospedal la cita, que no fue, literalmente, según Libertad Digital, como recoge El País, siempre "remando" para su orilla. Lo que dijo esta señora, al menos lo que yo oí en el corte que insertaron en varios telediarios fue: "Cuando los dioses querían castigar a un pueblo, le enviaban un rey joven", sin atribuirla a ninguna cultura, aunque si citó la palabra "clásicos", sin especificar a qué clásicos se refería, pero el vocero del  PSOE ya habla de “griegos” y “expertos helenistas”. Habrá que ver a qué “expertos”, tan “independientes” como el propio diario, ha consultado El País.

Seguramente, muchas de las voces críticas a este comentario no oyeron en directo lo que dijo la Sra. de Cospedal ni el contexto en el que lo hacía, pero si lo dice El País, para algunos es “palabra de dios”, con minúscula, eso sí (como aquél  al que se refería un antiguo secretario de organización del PSOE –Chiqui Benegas-  en referencia  a su entonces Secretario General). Ya se sabe eso de “a río revuelto, ganancia de pescadores”, y cabría aplicarle a ese medio venido a menos, tan “independiente” como decía, lo mismo que se recoge en el comentario que incluye Libertad Digital en el artículo sobre lo “destacado” de la prensa del día y que se convierte en un nuevo ataque al Partido Popular: “Ay, madre, qué perjudiciales son las campañas electorales”. ¿O es que el País no está siempre en campaña? Eso sí, para los suyos, como es natural.

Y dicho lo anterior, añado mi interpretación sobre tan “controvertida” frase. No creo que la Sra. de Cospedal tenga nada contra la juventud.  Ella, dentro de un orden, todavía es joven, término, en cualquier caso, muy relativo, dependiendo de la edad del que lo utiliza. Lo que la Secretaria General parece que quiso decir, al menos yo lo interpreto así, es que ojo con la impulsividad e inexperiencia de estos jóvenes que llegan a política sin nada que se les conozca en cuanto a sus hechos, más allá, en el mejor de los casos, de alguna manifestación verbal y, en muchos de ellos, con una preparación teórica, formación humana, valores y principios más que cuestionables, cuando no inexistente o manifiestamente mejorable. Como decía antes por eso del “río revuelto…” y a la vista de lo bien que, durante estos treinta y cinco años se ha vivido de la política o cerca de ella, que ha dado muchos “nuevos ricos” en relación con casi todo el espectro político en una relación que sería largo reproducir, siendo algunos políticos de Andalucía (de actualidad estos días por su imputación y comparecencia ante el Tribunal Supremo), Cataluña, Castilla La Mancha, Baleares, Madrid o Valencia, por citar lo más conocido; algunos sindicatos “obreros” y determinados miembros del ámbito empresarial, los que nos podrían del origen de algunos patrimonios insólitos.

Claro que, algunos “expertos” políticos, con gran experiencia y, posiblemente, mejores valores y principios, al menos sobre el papel,  tampoco han sabido “digerir” las mayorías absolutas que muchos millones de españoles les dimos en su día.

Picasso decía: "LLeva mucho tiempo ser joven" y, también: "Cuando alguien me dice que soy muy mayor para hacer alguna cosa, la hago cuanto antes" y “El camino de la juventud lleva toda una vida”. Tres frases en la línea de lo que ayer creo que quería decir Mª Dolores de Cospedal y pienso que no se puede encuadrar a don Pablo en la ideología que El País siempre critica, ya sea en la persona de esta señora o de cualquier otra persona que no sea de los suyos.  Excepción hecha, durante un periodo reciente, de Soraya Sáenz de Santamaría, después de que ésta ayudara, al parecer  y según se ha comentado en algunos medios, a la salvación de la quiebra a la que el buque insignia del grupo PRISA se dirigía sin remisión, y a la que tiene ahora fuera de sus objetivos a batir, al menos de inmediato y veremos por cuánto tiempo. Hasta hace no mucho, un medio digital recogía a diario las fechas que llevaba el País sin criticar a la Vicepresidenta del Gobierno, más de doscientos treinta días llegué a ver.

Para terminar recojo otras dos frases, una que siempre le oí decir a mi padre, parafraseando a George Bernard Shaw: “La juventud es una enfermedad que se cura con los años” y otra de Víctor Hugo, tampoco dudoso en su intención, creo yo, que decía algo así como: “Los cuarenta son la edad madura de la juventud; los cincuenta la juventud de la edad madura”.

Desgraciadamente, la juventud cree que puede cambiar el mundo con sólo impulsividad y sin demasiado conocimiento y formación y la senectud que la experiencia lo es todo en la vida y, como suele pasar, “en el término medio se encuentra la virtud”, y una buena combinación de jóvenes bien preparados, y pacientes, con veteranos de contrastada experiencia puede ser la solución. Al menos eso es lo que me dice mi experiencia ya prolongada tras sesenta y seis años de vida intensa, en lo personal y en lo profesional y, todavía, con mucho que aprender para llegar a esa “plena juventud” que decía Picasso.

Y concluyo con mi consejo a la juventud en edad (el mismo que le doy a mis cinco hijos): Jóvenes, hasta los cuarenta, aprended lo más posible y formaros como personas. Entre cuarenta y cincuenta, acercaros a los “jóvenes” maduros para completar esa formación –ya sea en lo público (con verdadera vocación de servicio) o en lo privado- y, a partir de los cincuenta, hasta que el cuerpo aguante, caminad firmes en busca de esa otra “juventud” a la que se refería el gran pintor malagueño, con responsabilidad y respeto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada