martes, 13 de septiembre de 2016

LA PUREZA TERTULIANA Y OTRAS COSAS, por @AntoniodlTL

Contamos con una nueva colaboración de nuestro amigo Antonio de la Torre, en la que nos hace un análisis de la deriva de Federico Jiménez Losantos y las tertulias de su programa. Un programa que muchos escuchamos y con el que, en muchas ocasiones, no nos sentimos cómodos…



Escribía hace un año en relación con las formas que algunos periodistas y asimilados –que nadie se ofenda porque estos que llamo ‘asimilados’ son bastante mejores que muchos de los titulados como ‘periodistas’- empleaban en sus tertulias y medios traspasando cualquier línea de la crítica y análisis legítimos para caer en el insulto fácil.

Desgraciadamente, ha pasado un año y la cosa sigue igual, si no peor y, en esa misma línea, escuchaba el martes la tertulia de “Es la mañana de Federico” –en el pecado llevo la penitencia, pero para poder opinar es imprescindible escuchar- en la que el conocido comunicador de las mañanas de esRadio y el ahora director de El Español tras su tan abrupta como generosa salida de El Mundo, rivalizaban –como de costumbre en los últimos dos años, o quizás más duramente, si cabe- en despotricar, censurar, criticar, insultar, etc., al Presidente en funciones, don Mariano Rajoy, del que ya he dicho muchas veces, y escrito no pocas, que es culpable –al menos eso parece- de provocar el descontento de muchos de sus votantes –entre los que me encuentro- e, indirectamente, de que hayan aparecido dos nuevos partidos tan “limpios” y “regeneradores” como Ciudadanos y Podemos, alimentados por ese sentimiento y la deriva exponencial del PSOE hacia la nada. Pero, en mi opinión, y salvo circunstancias personales que intuyo, aunque no las digan con la claridad necesaria, ese descontento no debería ser tanto como para dispararse uno mismo en el pie, para castigarlo a él, como hacen cada día estos dos famosos de la tertulia y los medios, salvo que haya algo de resentimiento –que alguno me negó- detrás del disgusto.

Ahora, don Federico edulcora algunos términos y utiliza con bastante frecuencia el de “sin vergüenza”, eso sí, separado, porque deben haberle aconsejado así sus abogados, ya que de la otra forma tal vez fuera objeto de querella o algo parecido.

Esto podría valer para cualquier martes o día que concurran estos dos reyes del monólogo que raramente dejan entrar al tercero en discordia. El pasado martes le tocó a Gabriel Albiac que, salvo para saludar en la presentación, prácticamente no abrió la boca en toda esa  supuesta “tertulia”. Un chollo ser ‘tertuliano’ con FJL, porque cobran –aunque sea poco- por actuar de comparsas,  ya que pocas intervenciones les deja hacer el conductor del programa. Incluso cuando lleva algún invitado resulta penoso observar que entre sus larguísimas preguntas y explicaciones, da escasos minutos al entrevistado para explicarse, incluso si se trata de algún representante de Ciudadanos, su partido ahora, y van… unos cuantos. Esta vez, la tertulia se completó con Isabel San Sebastián, tercera en ‘concordia’ que llegó tarde, seguramente gracias a uno de esos atascos característicos de Madrid y acentuados gracias a la Sra. Carmena, la patrocinada de don Antonio Miguel Carmona, fiel vasallo del clon zapaterino y, todavía, Secretario General del PSOE, Susana Díaz mediante.

Así pudimos escuchar comentarios tan objetivos como que lo más destacable que encontró el director de El Español fue “el perdón” que pidió Rivera a los ciudadanos. Ese Rivera que nunca formaría “parte de ningún pacto de perdedores” o que no formaría “parte de un Gobierno que no presidiese”, por citar sólo dos de sus numerosas contradicciones desde la campaña electoral de Diciembre pasado o sus diferentes varas de medir a la hora de ejercer su “apoyo” a PSOE o PP en Andalucía y Madrid, con alfombra de plata para Susana Díaz y la mano al cuello de Cristina Cifuentes.

O, “Las vergüenzas del 'caso Soria' que titulaba hace unos días El Español, y “va Rajoy y perpetra su penúltimo chiste” -en relación con el mismo asunto- que decía Losantos en una de sus cartas dominicales que, por cierto, son los únicos artículos de ese periódico que no permiten comentarios directos a pie del mismo, como sí lo tienen el resto, Luis Herrero incluido. Al ‘patriarca’ no se le replica, faltaría más.

No voy a ser yo el que saque una lanza por la espectacular pifia que el Gobierno -Rajoy, De Guindos o el que fuera- ha cometido con la propuesta –que no nombramiento- de José Manuel Soria –un candidato que reunía los requerimientos para el puesto pero que no era oportuno tras su reciente salida del Gobierno por esa posible relación con los ‘papeles de Panamá’-, pero no vi en su día la misma insistencia, ni inquina, con los nombramientos –generosamente comprados con fondos públicos- de las ‘miembras’ del gobierno de Rodríguez Z. –Bibiana Aído y Leire Pajín-  para esos bien remunerados puestos de la ONU en Nueva York. Ni con el de Magdalena Álvarez para el Banco Europeo de Inversiones, cuya vicepresidencia siguió detentando pese a su imputación por la corrupción andaluza. En fin, qué le vamos a hacer, los periodistas -y ‘asimilados’- que presumen de liberales y que se permiten criticar la ‘parcialidad’ de los colegas de otras tertulias, dan muestras de que ellos sí son imparciales y que no les mueve otra cosa que la objetividad y pureza de sus comentarios, artículos y opiniones. ¿Cosas veredes…?, que diría nuestro ingenioso hidalgo.

Termino con un reconocimiento, adelantándome a posibles recriminaciones, legítimas por supuesto. Seguramente, alguno de mis lectores me podrá echar en cara que hace tiempo me refería a Libertad Digital –de cuyo Grupo era pequeño accionista- como “mi medio de referencia” –lo escribí cuando me publicaron mi primer artículo en ese diario digital –por cierto, de actualidad después de la última Diada (¿o sería mejor decir ‘Liada’?)- - y sigue siéndolo, en parte, en cuanto a ciertas informaciones y artículos de opinión –lo sigo leyendo todos los días-, pero con algunas reservas, ahora, visto que ese cartel de Liberal les queda un poco ‘holgado’ puesto que en los casi dos años que han pasado desde entonces, sobre todo este último, jamás quisieron publicar ninguno de los que envié criticando estas conductas o la palmaria indefinición de Ciudadanos y el poco nivel de sus líderes y portavoces más conocidos. Cierto que cada medio publica lo que le parece, máxime no existiendo compromiso ni contrato alguno y siendo la mía una colaboración puramente altruista, pero no deja de ser sintomático.

Y, como me gusta ser coherente, ya he comunicado a la Sociedad que no acudiré a la ampliación de capital que Libertad Digital anunció en la última Junta General de accionistas y que viene publicitando diariamente en el digital y en esRadio, a los que se unirá en pocos días ese nuevo canal de TV que ya veremos lo que nos ofrece de novedad y su duración.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada