domingo, 11 de septiembre de 2016

RECORDANDO EN DECDLT… CUANDO LA CARGA GENÉTICA CUENTA

Los domingos recordamos en Desde el Caballo de las Tendillas y ayer, tras llegarme la viñeta que os dejo al final, me acordé del artículo que hoy os traigo, publicado en octubre del 2012 y en el que hablábamos de las relaciones familiares en la administración y sus satélites… ¡Feliz domingo!


Siempre me ha llamado la atención la capacidad de algunas familias para alcanzar puestos, profesiones o cargos de responsabilidad. Da la sensación de que son familias tocadas por una barita mágica, que han nacido para eso.

Y si nos ponemos a pensar todos conocemos alguna familia de este tipo, en todos los ámbitos.

Lógicamente no quiero generalizar, seguramente haya familias en las que sus miembros estén altamente cualificados y preparados, habiendo obtenido sus cargos por méritos propios, pero cuando conoces algunos casos descartas estas “capacidades”, pensando más bien que se trata de una “carga genética especial”.

Familias en las que todos los hermanos son catedráticos de universidad. Notarios que tienen dos o tres hijos notarios o registradores, o magistrados que también tienen varios hijos jueces o fiscales.

Hay administraciones en las que echando un vistazo al directorio de empleados llama la atención la de apellidos repetidos, sin poder contar la de familiares políticos.

¿Casualidad, carga genética o capacidad, trabajo y esfuerzo?

Podemos seguir con los ejemplos, hay muchos. También en el ámbito político, hijos de políticos que acaban desarrollando carrera política, también esposas o suegras incluidas en las listas electorales y ocupando cargos públicos, que de todo hay. Bueno, y que no se me olvide la de familiares de políticos trabajando en las cajas de ahorros… eso daría para otro artículo.

¿A qué se vienen a la cabeza varios casos?

Y todo esto me plantean un dilema, ¿se deberían regular estas situaciones? Es decir, si un padre tiene un cargo directivo en una universidad, ¿su hijo puede ser contratado por esa misma universidad como personal laboral? Pues al fin y al cabo estamos hablando del sector público y, muchas veces, da la sensación de que solo cuenta el apellido para poder acceder a un cargo público pagado por todos.

Desgraciadamente me temo que en muchos otros casos es así, que solo cuenta el apellido. Y eso es lo que se debería evitar, ¿qué cómo se hace? Pues no lo sé, pero debemos hacer algo para que la carga genética no cuente.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada