viernes, 18 de septiembre de 2015

MAS Y LOS SUYOS SEGUIRÁN PROMETIENDO LA LUNA



A menos de diez días para la celebración de las elecciones autonómicas en Cataluña creo que todavía hay mucho despistado que se cree que estos comicios los son para decidir sobre la separación del resto de España. Más aún cuando uno escucha a los dirigentes independentistas decir lo que dicen.

Y por si alguno de estos despistados partidario de la independencia de Cataluña leyera Desde el Caballo de las Tendillas, me gustaría hacer una reflexión sobre lo que supondría para la tierra en la que nací, y en la que viví muchos años, constituirse como estado propio.

Para empezar eso que han visto durante años en las distintas campañas de marketing a favor de este proceso, y que venían a prometer superpoderes a todos los catalanes cuando fueran un país, como comentábamos el pasado año, pues de eso nada de nada. Pues las consecuencias, me parece a mí, serían mucho más desastrosas.

Porque la propia Generalidad catalana reconoce en un informe que, casi con toda seguridad, Cataluña se vería sometida a un ‘corralito’, ante la falta de fondos del nuevo estado para poder hacer frente a los pagos comprometidos. Pero es que el resto de países de nuestro entorno y la propia Unión Europea ya han dicho, por activa y por pasiva, que una Cataluña independiente, al abandonar España abandonaría también su pertenencia a la Unión Europea. Y también dejaría de pertenecer a su política monetaria, es decir, al Euro y de recibir las ayudas que reciben de la Unión, ¡que se lo pregunten a los ‘pagesos’!

E igualmente, una Cataluña independiente, se vería fuera de la OTAN, del Fondo Monetario Internacional y de la ONU, entre otros organismos internacionales. Y el FC Barcelona, el Real Club Deportivo Español y los demás equipos dejarían de participar en las ligas españolas. Y podríamos continuar…

Yo no pretendo convencer a nadie, cada uno es libre de tomar el camino que le parezca más correcto y necesario. Y si uno quiere la separación está en su derecho de luchar por ella. Pero al menos que no lo haga engañado, que sepa qué se juega y qué consecuencias pueden tener sus decisiones. Porque luego podrían venir los lamentos. Mientras tanto Mas y los suyos seguirán prometiendo la luna.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada