miércoles, 17 de febrero de 2016

EL PSOE ESTÁ ENGORDANDO A SU ENEMIGO


Todo esto me está sonando a un paripé sobre algo ya pactado, siguiendo el guión marcado por el separatismo catalán en el proceso que acabó con la elección del tal Puigdemont como ‘Molt Honorable’. Porque la dirección del PSOE lo está deseando, ya que no le queda otra opción y, además, está demostrando que en materia de estrategias políticas están a años luz de sus futuros socios de gobierno.

Porque en todo este proceso los que realmente están saliendo fortalecidos son los amigos del narcoestado, que se permiten chulear un día sí y otro también a Pedro Sánchez y a todo socialista que se les ponga por delante. Y parece que en el PSOE no se dan cuenta de lo que está ocurriendo.

Y es que, desde mi modesta opinión, los socialistas se están equivocando de estrategia; estrategia que les ha llevado a un callejón sin salida en el que siempre van a perder. Porque si se celebran elecciones a finales de junio ante la imposibilidad de Pedro Sánchez de formar gobierno, los podemitas se zamparán a los socialistas en las urnas, ya lo dicen las encuestas. Pero es que si se forma gobierno y en el mismo se integra Pablo Iglesias y su gente también lo pasarán muy mal los socialistas, será una lenta agonía, aunque eso sí, una agonía pisando moqueta y coche oficial y con la seguridad de que en un futuro serán “ex”, con lo que eso conlleva, porque lo que estoy seguro es que Pedro Sánchez lo que realmente quiere es ser ex presidente del Gobierno. Por lo tanto mal lo tiene el PSOE, porque sus decisiones le han llevado a tener que elegir entre susto o muerte.

Y si el PSOE y Podemos forman gobierno, el Partido Popular va a tener unos años para empezar de cero, con un nuevo líder, con un nuevo equipo; y con la posibilidad de crear nueva estructura y convertirse en una alternativa real y seria a lo que sin duda va a ser el peor gobierno de nuestra democracia. Por lo que, a priori, no lo tendrían muy complicado, contando además, con una mayoría absoluta en el Senado y siendo el primer grupo, con diferencia, en la Cámara baja.

Por eso creo que el PSOE se equivoca, porque los socialistas, para quitarse la sombra de Podemos, deberían haber llegado a un acuerdo con Partido Popular y Ciudadanos, evitando que los chavistas tomen tanto protagonismo, un protagonismo que fagocitaría al PSOE. Pero no, Pedro Sánchez ha mirado por su interés, por su ambición, sin pensar en el bien de España ni en el de su Partido. Porque un pacto a tres, con acuerdos claros para regenerar la vida política, mejorar la economía e, incluso, modificar aspectos de la Constitución, se podría haber alcanzado y estoy seguro que, mejorando la calidad de vida de la gente, en unas próximas elecciones Podemos no habría obtenido tanto apoyo.

Pero el PSOE se equivoca, porque está engordando a su enemigo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada