viernes, 15 de abril de 2016

DESCANSE EN PAZ MIGUEL CASTILLEJO


Ha fallecido el sacerdote Miguel Castillejo y con él se va un trozo de la historia reciente de Córdoba. Porque don Miguel, como muchos lo conocían, ha tenido un papel protagonista en la sociedad cordobesa durante décadas. Y es que desde el año 1977 hasta el 2005 presidió la entidad financiera CajaSur, con la influencia que eso tuvo en la provincia de Córdoba y en otras zonas de Andalucía.

De Miguel Castillejo se han dicho, se dicen y se dirán muchas cosas, porque ha sido una persona que ha hecho mucho y al hacer mucho, como es lógico, ha tenido luces y sombras. Aunque yo creo que las luces apagan las sombras, porque muchísimas asociaciones, colectivos y gente necesitada, durante muchos años, han tenido a Castillejo como referente, al que han acudido a solicitar ayuda y colaboración; algo que se canalizó a través de la ‘Obra Social’ de la Caja cordobesa.

En 1977 Miguel Castillejo llegó a la presidencia de la Caja de Ahorros de Córdoba y Monte de Piedad de Córdoba, fusionándose posteriormente con la Caja Provincial de Ahorros de Córdoba, conformando CajaSur. De una caja pequeña logró construir una importante entidad con oficinas en varias comunidades autónomas y una destacada presencia empresarial. Pero quizá, como he indicado, lo más importante fue la labor social que de su mano desarrolló CajaSur.

Yo lo conocí y me reuní con él en varias ocasiones, ya que tuve el honor de presidir durante dos cursos el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Córdoba. En Miguel Castillejo siempre encontré interés por ayudar a los universitarios. De estos encuentros conseguimos que la biblioteca que la Entidad tiene en Reyes Católicos abriera 24 horas durante la época de exámenes, también la financiación de prácticas para estudiantes y la participación de la Caja en lo que actualmente es la Fundación para el Desarrollo de la Provincia de Córdoba, FUNDECOR, entre otros muchos patrocinios y colaboraciones. Nunca se negó a colaborar con los estudiantes de la Universidad de Córdoba.

Por eso creo que Córdoba ha de estar agradecida a este sacerdote que como he dicho, con sus luces y sus sombras, con sus aciertos y errores, puso su grano de arena para mejorar la vida de Córdoba y los cordobeses. Descanse en Paz.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada