viernes, 10 de junio de 2016

LA EDUCACIÓN, ¿ES COSA DE DOS?, por Jesús Castizo

Hoy contamos en Desde el Caballo de las Tendillas con una nueva colaboración de Jesús Castizo, que nos habla de la educación de los hijos y la participación de los padres. Algo muy importante y en lo que deberíamos estar muy implicados tanto padres como madres.


Soy un padre afortunado, debo reconocerlo, disfruto desde hace años y sin ninguna objeción por parte de mi empresa, de una reducción de jornada. Esto me permite trabajar únicamente por las mañanas y poder dedicar todas las tardes a mi hijo. No solo para atenderlo, cuidarlo y jugar con el, sino para asistir a todo tipo de reuniones y eventos relacionados (guardería, campamentos, talleres, cuentacuentos, cumpleaños, jornadas lúdicas, etc.).

La última ocasión fue la reunión de padres del aula sobre el tercer trimestre escolar (sobre el contenido educativo, el comportamiento en general y consejos para el verano). Y salí preocupado,  no solo porque a algo tan importante acudieran menos de la mitad de los padres y madres sino porque era el único padre presente…. Y no se trata de un hecho puntual, sino de algo recurrente, especialmente en lo referente a la poca presencia (y a veces ausencia) de padres que se repite en todo este tipo de reuniones (del aula, de delegados de clase, AMPA-asociación de padres y madres de alumnos-, charlas sobre aspectos educativos en etapa de guardería, etc...). Incluso en otro tipo de actividades sociales, como cuentacuentos o cumpleaños.

Entiendo lo dura que es la conciliación de la vida laboral y familiar, los rígidos horarios laborales, las preocupaciones y quehaceres del día a día, que es mayor la tasa de empleo masculino que la femenina (y por tanto mayor la disponibilidad de las madres). Entiendo que la proporción entre padres y madres estuviera por tanto ligeramente sesgada hacía el segundo grupo. Ligeramente, pero no, y con tanta frecuencia, de forma abrumadora.

Y es que entiendo que está relacionado con la división de roles de género en la sociedad y la asignación de tareas según este. Y que la crianza, la educación y el acompañamiento de los hijos, ya sea por tradición, por costumbre, por los modelos impuestos por la publicidad y los medios de comunicación (¿cuántas madre se ven en los anuncios en proporción a padres acompañando a sus hijos en actividades de ocio?) o por otras causas, sigue siendo algo mas propio (y por tanto encomendando a este) del genero femenino, con claras y honrosas excepciones.

Igualdad de género, una palabra que suena muy bien, pero en la que, por desgracia, y especialmente en temas como este, nos queda mucho por avanzar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada