domingo, 29 de diciembre de 2013

UN CHASCARRILLO DE NAVIDAD, por Piti Ferrer


Ayer por la tarde estábamos disfrutando de un navideño día en familia cuando va D. Perfecto y saca el tema de los villancicos. Se pone a leer la historia de los villancicos más populares y pregunta: “¿A que no sabéis quién popularizó el Tamborilero?”. Mi prima, muy segura, le contesta: “¡Raphael!”. Contestación de D. Perfecto: “Pues no, es de Katherine Kennicott  Davis y es checo”.  ¡Ea! pregunta de Trivial Porsuit, y encima, de último quesito.


¡Toda la mi vida escuchando a Raphael cantar el Tamborilero y ahora resulta que no es un villancico español! Yo creía que era un villancico de “vete tú a saber de quién”, que formaba parte de nuestra cultura navideña desde “no sé cuando” y, ahora, me entero que es de una pianista americana, que en 1941 hizo una letra a un villancico popular checo.  Checo…, pianista americana… yo me quedo muerta… porque estoy completamente convencida que, en EEUU, ni lo conocen.

Conclusión: la versión de Raphael es la más famosa y la mejor, entre otras cosas porque no he tenido el placer de escuchar otra. Claro que para versión buena de Raphael, a parte de éste villancico, ¡por favor! la versión libre que hace al final del anuncio de la lotería de Navidad (que según D. Perfecto es lo mejor) con ese “nananananá naná na”, muy premonitorio de lo que éste año me ha tocado. Pero como en esta vida no se puede ser avariciosa: deseo que le haya tocado a personas que de verdad lo necesitan y que el premio les cambie sus vidas. ¡¡¡FELICES FIESTAS!!!



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada