sábado, 21 de diciembre de 2013

LA YIHAD EMPRESARIAL, por Empresarios del 9 largo


A estas alturas de travesía del desierto no todo iba a ser negativo. En el largo camino para “emprender” en esta España también hay quien ayuda. Puede que haya luz al final del túnel, y que esta vez no sea que es que estás en un pozo.

La yihad empresarial te lleva a olvidarte de los palmeros, a ignorar a los que te cierran la puerta, a valorar a la poca gente que te apoya. Porque sí, estás solo, bueno… casi solo. No vendrá ayuda de los grandes anuncios, ni de las campañas de ayudas o apoyos, incentivos, incubadoras, aceleradoras de proyectos, y demás bla bla bla…

Esa ayuda vendrá de proveedores que te darán precios, como si fueses un gran comprador, porque creen en ti, de algunos funcionarios o quasifuncionarios que no siguen la inercia de la burocracia, de abogados y profesionales que te aconsejan sabiendo que durante años no necesitarás sus servicios, compañeros de estudios que dieron el salto, o aquel compañero de trabajo que sabía utilizar aquel programa raro, que ahora tú necesitas. Serán pocos, no los defraudes. Seguramente no eran con quienes te tomabas las cañas al terminar tu jornada laboral, ni eran los más simpáticos, pero son los que están ahí.

Otros te desearán “que te vaya bien… y luego me colocas”. La primera vez te quedarás perplejo, pero acostumbra tus oídos. En mi caso lo he oído ya más de 100 veces. De esas 100 veces, solo 2 o 3, añaden “pero si necesitas algo… aquí me tienes”. Lamentablemente es tan natural, que te ocurrirá en situaciones poco habituales, a mí, desde una persona que estaba sentada junto a mí en una conferencia, o con un funcionario de esos que trata tan “aterciopeladamente”. Lo mejor es el tono, parecido al del viejo chiste aquel de “entra tú, que a mí me da la risa”.

Pero seguirás adelante… Necesitarás gente, comerciales en mi caso, y habrá días que llegues a casa después de escuchar historias personales duras, demoledoras, familias con todos los miembros en paro, parados de muy larga duración, gente que ha estado en lo más alto, y ahora no puede afrontar llegar a mediados de mes, profesionales como la copa de un pino que cumplían objetivos hasta el día N-1 en que los echaron… Y suelen ser estos quienes más te hacen seguir adelante, porque ves que, a pesar de los reveses, siguen teniendo ganas, ilusión, y están dispuestos a empujar con lo que tienen, con lo poco que tienen…

Es entonces, cuando,  también por ellos, ves que tiene sentido seguir adelante, superar todos los obstáculos, promesas incumplidas, pellizquitos de monja, y p*!adas varias… y seguir con la yihad emprendedora.

5 comentarios :

  1. Solo un pequeño "pero". Eso de la "yihad" no me parece nada acertado.

    La yihad como cualquier cosa que huela a Islam, solo puede ser NEGATIVA.

    Es una palabra que no debería existir porque el Islam no debería existir.

    ResponderEliminar
  2. Es una palabra que uso para expresar aquellas cosas en las que insistes. A pesar de que te den ganas de mandarlo todo a @&#¥^

    Hablando con una musulmana me explico que para los musulmanes no violentos no significa sino persistencia, fe, determinación...Aunque a lo mejor lo0 entendí mal o me quería engañar. Así que prefiero mi anterior versión.

    muchas gracias

    Fdo. El autor de la fechoría

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Angel, me gusta mucho, que bien has descrito la situación. Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier, pero no soy yo el autor de esta entrada. Un saludo y feliz navidad!!

      Eliminar
  4. Para los buenos momentos, gratitud.
    Para los malos, mucha esperanza.
    Para cada día, una ilusión.
    Y siempre, siempre, felicidad.
    Esto es lo que te deseamos para el 2014.

    EL EQUIPO DE ACOMPÁÑAME

    y no te olvides de presentarte a nuestro reto navideño, queremos tu compañía en estas fechas.

    ResponderEliminar