sábado, 28 de marzo de 2015

RECORDANDO EN DECDLT… UNA COMPULSA IMPOSIBLE

Hoy en Desde el Caballo de las Tendillas recordamos un artículo de julio del pasado año, en el que hablábamos de las compulsas y de la odisea de una conocida para compulsar su título universitario. ¡Feliz sábado!


Ayer me contaba una compañera de despacho la odisea que ha vivido estos días su hermana. Resulta que ha necesitado compulsar su título universitario para presentarlo en una empresa que va a contratarla y durante dos mañanas se ha visto obligada a peregrinar por las distintas administraciones ubicadas en la ciudad de Córdoba, intentando una compulsa imposible.

Siendo su título de una universidad española, concretamente de Madrid, acudió al registro central de la Universidad de Córdoba (UCO) donde le informaron que no podían compulsar su título porque la universidad que lo emitió y la UCO no tienen firmado el correspondiente convenio. Luego acudió a la Subdelegación del Gobierno, donde según parece, tampoco pueden compulsar títulos universitarios, y así en la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía. Al final perdí la cuenta de los registros a los que acudió, que no fueron pocos.

El caso es que la chica, desesperada, se vio en la necesidad de adelantar un viaje a Madrid y aprovechar para compulsar el título en la universidad de origen y, esta vez sí, el título fue compulsado sin ningún tipo de problema.

Es verdad que podría haber acudido a una notaría para que autentificara la copia del documento en cuestión y que, en algunos casos, también podría haber ido a una oficina de Correos, pero el caso es que tampoco le informaron de estas posibilidades en los distintos registros que visitó.

Y yo me pregunto, ¿es esta situación normal?, ¿tiene sentido?, yo sinceramente no la comprendo, no cabe en mi cabeza que con tanta administración, con tanto registro, con tanto funcionario, con tanta universidad pública en este País, no sea posible compulsar un título universitario en cualquier universidad o registro público oficial; de verdad que no lo entiendo. El caso es molestar al ciudadano, a la joven que precisa de una compulsa para un contrato de trabajo. Y luego se les llena la boca diciendo que apoyan a los jóvenes, al emprendimiento, a la creación de empleo. Con cosas así lo dudo mucho. Espero que las distintas administraciones tomen nota y se acabe con las compulsas imposibles.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada