jueves, 21 de julio de 2016

CABALGAR CONTRADICCIONES…


Tras la mayoría absoluta del Partido Popular en 2011 han sido muchas las críticas a los populares y a su líder, Mariano Rajoy, sobre la incapacidad de estos para llegar a acuerdos con otras formaciones políticas. Muchos han sido los titulares que han hablado de la soledad del Partido Popular en el Congreso, algo que siempre me ha hecho gracia. Pero las cosas han cambiado y ahora, si Mariano Rajoy quiere formar gobierno ha de llegar a acuerdos con otras formaciones políticas, algo que ha quedado patente en la elección de la Mesa del Congreso de los Diputados.

Y es que el pasado martes Ana Pastor era elegida Presidenta de la Cámara Baja, con el apoyo de los diputados del PP, de Ciudadanos y de diez más que, supuestamente, se desconoce su procedencia; aunque todo parece indicar que vienen de PNV y de Convergencia (o como se llamen). Y por esos diez votos se ha montado el lío, porque a los naranjitos les ha sentado fatal que esos votos puedan significar un acuerdo secreto para la investidura de Rajoy. A cambio, según dicen, el PP ha sentado al PNV en la Mesa del Senado y podrían permitir que los convergentes tengan grupo propio en el Congreso, algo que conforme a Ley no les correspondería.

Y a mí eso de que el PP le “regale” el grupo a estos separatistas no me parece bien, ya que en mi opinión no se debería ayudar de esta manera a una formación política cuyo objetivo es romper España. Aunque si no lo hace el PP seguramente lo haga el PSOE… Y es que la Ley está para cumplirla y eso de buscar soluciones “imaginativas” no debería permitirse.

Pero parafraseando a Pablo Iglesias en política se ha de aprender a cabalgar contradicciones y a lo mejor, dándole ese grupo a los ex convergentes, se consigue algo positivo y beneficioso, como es que el Partido Popular continúe gobernando España y aplicando las políticas que necesitamos.

Y si esto le sienta mal a Ciudadanos, que por cierto, también se ha beneficiado de esos diez votos sin nombre, lo tiene muy fácil, que cambie su abstención por un voto favorable y que presione al PSOE para que deje de poner palos en las ruedas y se ponga a trabajar por España.

¿No querían una nueva etapa en la política?, ¿no querían más negociación y menos rodillo? Pues parece que eso es lo que está haciendo ahora el PP, no entiendo entonces porque lo critican tanto...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada